felipe_campuzano

1945, Cádiz

Nace en Cádiz, pianista. Inicia su carrera profesional con la composición de temas populares (“Achilupú”, “Precaución amigo conductor”, etc.). De forma especial destaca su obra “Andalucía espiritual”.

Se define como un músico popular. Todo su interés como tal está basado en hacer llegar al mundo, la música “sencilla y clara” como el agua, con ritmos fáciles o difíciles, pero adornados de una melodía que se graba en la mente para siempre.

Felipe Campuzano, es un músico moderno y clásico a la vez. Moderno, porque fue el padre de la fusión flamenca con otras músicas. Clásico, porque su obra perdurará en el tiempo como la de los grandes compositores populares. Y no le da miedo la competencia, por ello enseña su música o la música en general a los que acuden a las aulas del Conservatorio que lleva su nombre en Marbella; uno de los pocos homenajes que ha recibido en este país. “Hacen falta compositores frescos –nos dice-, lo que están haciendo en general la nueva generación de músicos, sobre todo andaluces es mucha fusión”.

Felipe Campuzano dio las pautas del Rock andaluz y de las fusiones modernas hace treinta años, en un tema entre el pop y la rumba interpretado por “Las Grecas” (Te estoy amando locamente), del que se han vendido millones de copias y aún se sigue reeditando con éxito. Por otro lado, sus grandes composiciones como Andalucía Espiritual o Raza, no faltan en las discotecas de los verdaderos amantes de la música.
Su reconocimiento mundial, además de decenas de giras por el mundo, se lo dio la Academia Santa Cecilia de Roma, al otorgarle el Sagitario de Oro en 1980.

Iba para médico, pero la música le atraía más: “me interesa más el alma que el cuerpo, por ello mis composiciones van buscando las raíces de nuestra Andalucía y conducidas con respeto y conocimiento hasta nuestro tiempo”, así Campuzano borra de un plumazo una de las imágenes más tópicas y burdas de España en el exterior: La España de guitarra y pandereta.

Como gaditano y andaluz, Felipe Campuzano, es un músico flamenco debido a ese conocimiento, que se adquiere casi por nacer en la provincia de Cádiz: “esto es cierto, pero luego hay que estudiar y trabajar mucho”. También fue el primero en instrumentalizar el Flamenco de manera, escribiendo para una orquesta esta música popular difícil de llevar al pentagrama. “De hecho aún no se estudia en el Conservatorio y es algo que a mí personalmente me gustaría implantar”. Hablamos largo y tendido de esta música andaluza y universal y concluyó diciéndonos que “el lenguaje del Flamenco, no es más que una queja popular y por supuesto una de las manifestaciones artísticas más importantes del mundo, por su oscuro pasado, incierto y lleno de mezclas y matices, hasta un futuro próspero (que ya lo es) equiparado a las mejores músicas del mundo”. Tenemos que añadir que gracias a músicos como él, Paco de Lucía y cantaores, como Camarón, que ser músico, ha sido capaz de cautivar en todos los rincones de la tierra donde actuó, y hoy y mañana donde se oiga.

A pesar de sus éxitos y de que sus obras viajan año tras año por diferentes países, Felipe Campuzano es un hombre sencillo, que en la vida diaria pasa casi desapercibido, entre otras cosas porque dedica varias horas al día trabajando “en cosas nuevas y en preparar a los alumnos de la escuela, además de ensayos y actuaciones”.
Bueno, pues a pesar de todo, aún no se ha reconocido, oficialmente, en España como lo que es, uno de sus músicos más importantes: “en este país –dice- reconocen a los verdaderos artistas cuando se mueren. Es la dura realidad, pero tampoco importa mucho. Es la obra lo que hace perdurar a su creador y no el marketing”.