Santerre-felipe_de_orleans-prado

1674 – 1723

Regente de Francia durante la minoría de edad del rey Luis XV, periodo conocido como la Regencia (1715-1723). Nieto de Luis XIII y sobrino de Luis XIV, Orleans llegó al poder tras la muerte de su tío en 1715, reemplazó la rigidez de la corte de Luis XIV por una atmósfera informal de libertad moral y escepticismo religioso. Recurrió a la influencia de los parlamentos (cortes de justicia territoriales que reclamaban el derecho a restringir el poder real) e intentó sin éxito restablecer el poder político de los nobles más importantes.

Antes de acceder a la regencia, participó en la guerra de Sucesión española, donde sometió Valencia, Aragón y parte de Cataluña. Su posterior cambio de rumbo, pretendiendo incluso aspirar a la corona española, para lo cual negoció con el archiduque Carlos de Austria (el otro aspirante al trono) un posible reparto del Imperio español, provocó que Luis XIV, instado por Felipe V, ya rey de España, le distanciara de la corte. Fue nombrado regente por el Parlamento de París, que anuló el testamento de Luis XIV.

Inició entonces, junto a su antiguo preceptor, el cardenal Dubois, una política dirigida a oponerse al intento español de recuperar sus antiguas posesiones en Italia; para ello, Felipe de Orleans se unió a Gran Bretaña, Austria y los Países Bajos, e inició una corta guerra contra España (1719-1720). Otra de las intenciones de su política exterior fue obtener apoyo para su sucesión al trono, en caso de que Luis XV muriera. En 1719 nombró a John Law, un financiero escocés, controlador general, y, más tarde, superintendente de Finanzas de Francia, el cual llevó a la ruina la Hacienda francesa. Cuando en 1723 Luis XV alcanzó la mayoría de edad, Felipe siguió al frente del gobierno hasta su muerte pocos meses después.